10 octubre 2017
Categoria
Ventajas
Comentarios 0

De entre los muchos recursos que tiene una agencia de venta de pisos y otras propiedades hoy queremos hablar del servicio de propuesta arquitectónica para inmobiliarias. De este se pueden beneficiar tanto las inmobiliarias como los clientes de estas por lo que resulta de lo más adecuado en cualquier caso. Veamos en qué consiste y cuáles son sus ventajas.

¿Qué es el servicio de propuesta arquitectónica?

La propuesta arquitectónica es un servicio que consiste en la remodelación de un espacio en función de una serie de factores.

Si como inmobiliaria estás pensando en ofrecer este servicio, tanto a los propietarios que ponen su casa en venta como al cliente final para ayudarlo a mejorar su propiedad, tienes que contactar con una empresa de arquitectura. Esta se personará en el lugar para tomar contacto y recopilar algunos datos así como para formarse una idea de las necesidades, siempre acorde a las posibilidades del lugar. Nosotros aconsejamos Klic Arquitectura y reformas en Málaga aunque, por supuesto, para otras comunidades autónomas existirán otras opciones igualmente profesionales.

Con ello es con lo que finalmente se desarrolla una propuesta arquitectónica que tenga en cuenta la tasación actual de la vivienda (o cualquier otra propiedad) y una estimación de su valor una vez que se realice la obra técnica, de manera que se obtenga un beneficio económico por darle más caché al sitio.

Dicho de otra manera, se busca un equilibrio entre valor actual de la vivienda, el valor estimado y el presupuesto con el que se cuenta para que la propiedad se venda a un precio que dé beneficio.

Consejos para destacar como inmobiliaria.

Ventajas de las propuestas arquitectónicas para viviendas en venta

Y de este punto se obtiene su primera ventaja, que es el hecho de poder ofrecer el servicio de diferentes maneras:

Como propio a propietarios: Ofrecerás a los propietarios de las viviendas que tienes en venta en tu sitio la posibilidad de, haciendo una inversión, poder cerrar una venta mucho más alta.

Como propio a compradores: Puedes hacer lo mismo con los clientes finales. Una propuesta arquitectónica servirá para que el cliente sepa cuánto puede llegar a valer la propiedad en la que va a invertir, mejorándola para sí mismo o como una estrategia para revenderla a un precio muy superior.

Como inversión propia: Por último, este servicio también lo puede contratar una inmobiliaria. Cierras un precio con el propietario y, tras invertir en la vivienda, el beneficio que obtienes es íntegro para ti.

Queda claro, y si no, lo decimos de nuevo, que la propiedad que lleve a cabo la propuesta, se revalorizará considerablemente. Este aumento de valor se puede calcular; tú decides qué quieres hacer, cuánto invertir, en qué y por cuánto vender tu local, piso, chalet… Siempre dentro de unos límites razonables.

Recurrir a un servicio ofrecido por arquitectos es garantía de éxito pues tienen un dominio total en el sector, lo que te asegura que la propuesta que te hagan sea fiel a la realidad del mercado inmobiliario.

¿Qué te parece este servicio? ¿Verdad que es interesante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *