14 agosto 2018
Categoria
Consejos
Comentarios 0

Uno de los conceptos de moda en el sector de la promoción es el que hace referencia el marketing emocional. Esta idea se ha convertido en el gran paradigma a perfeccionar en las estrategias de comunicación de numerosas empresas pertenecientes a todos los sectores habidos y por haber. Nada escapa al poder de las emociones, por ello en este post te diremos cómo aplicar de distintas maneras este tipo de marketing a tu agencia inmobiliaria. Verás las oportunidades que ofrece este género al tan cuadriculado mercado de la vivienda, así que ¿empezamos?

Antes que nada, y aunque suene redundante, empecemos por el principio y expliquemos a grandes rasgos qué es realmente el marketing emocional. En líneas generales, se podría decir que es esa disciplina enfocada al mundo de la promoción que persigue conseguir una relación afectiva entre el cliente y una empresa, más allá de vender. En este sentido, el objetivo de esta táctica comunicativa es mejorar la imagen de marca, acercarla al público y ser más reconocible en él. En definitiva, su principal seña de identidad es que rompe la frialdad del marketing tradicional y vincula a la población de una manera mucho más estrecha con una compañía determinada.

Entonces, la gran pregunta es: ¿cómo puede el sector inmobiliario sacar partido de esta técnica? Vamos a responderla pues.

Los beneficios del marketing emocional para una agencia inmobiliaria

Cuesta imaginar qué beneficios puede conseguir una agencia inmobiliaria determinada por acercar su imagen al público. En un sector tan marcado por el poder de los números como la industria inmobiliaria, es difícil ver la rentabilidad que puede ofrecer el marketing de emociones. Y por eso mismo, porque muy pocos van a atreverse a apostar por esta disciplina para su empresa, resulta tan interesante hacer de ella una de la fortalezas comunicativas de nuestra agencia.

En el marketing de emociones hay un formato dominante por encima de cualquier otro, y ese es el storytelling, una técnica muy relacionada con el vídeo-marketing. Si te suena a chino, no te preocupes, es muy fácil de entender. El storytelling es un tipo de narrativa que se basa en saber crear y contar una historia en torno a una marca, sin que esta sea la gran protagonista de la historia, pero sí que sea el lazo conductor del relato. Ejemplos muy conocidos de este tipo de publicidad son las grandes obras que Campofrío y Estrella Damm crean en Navidad y verano respectivamente.

No te pedimos que hagas una película merecedora de un Goya para tu agencia, pero piensa en cómo te beneficiaría el ser la única inmobiliaria de tu zona que apuesta por este tipo de formato. Suena bien, ¿no? Imagina contar en un cortometraje de más o menos dos minutos la felicidad de esa pareja que busca piso y encuentra la casa de tus sueños gracias a tu agencia. Sigue la estructura introducción-nudo-desenlace, no hagas algo demasiado elaborado y no te metas en camisas de 11 varas. Haz algo sencillo y elegante, y esa acción, tarde o temprano te dará suculentos frutos.

Pero el marketing emocional va más allá del storytelling. Existen otros formatos menos ambiciosos pero que pueden servir de mucho para una inmobiliaria. Se trata de ideas más simples, pero a las que puedes exprimir todo su jugo si eres creativo.

Mini-píldoras de marketing de emociones para tu agencia inmobiliaria

Si hay una imagen que refleje lo que es el sector inmobiliario, esa es la de un agente explicando las particularidades y aspectos técnicos de una vivienda a un posible comprador durante una visita. Se trata de una escena muy habitual en el mercado de la vivienda, pero es necesario explorar otras alternativas para explotar el marketing de emociones como se merece.

Describir las características de un inmueble es una tarea necesaria, sobre todo durante la visita, pero no podemos convertir nuestros perfiles digitales en un canal robótico de spam. Hacer de nuestro Facebook (por citar una red social) una galería de imágenes aburridas de cada inmueble con su respectiva referencia es tirar por la borda las enormes posibilidades que te ofrece esta plataforma.

Atrévete a subir imágenes que vayan más allá del interior de la vivienda, o que muestren el interior desde una perspectiva distinta. El objetivo es reforzar las experiencias, emociones o sensaciones que puede transmitir una vivienda, es decir, ir más allá de sus aspectos técnicos.

Ya sabes que en el sector inmobiliario una imagen vale más que un millón de palabras. Así que si la casa tiene buenas vistas, aprovéchalo y haz sentir a un posible cliente la sensación de vivir ahí; si tiene una buena cocina, comparte la experiencia que sería preparar la comida en unos fogones tan exclusivos; si está muy bien decorada, simula una cena íntima e inmortaliza el escenario para emocionar a esa pareja que busca la casa de sus sueños. Son solo unas ideas, pero seguro que te estimulan la mente para generar más y más creatividades que hagan que tu agencia se diferencie a años luz del resto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *