Api Inmobiliario: Qué es, funciones y como sacarse el título oficial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Alguna vez te has preguntado qué significan las siglas API que muestran algunas inmobiliarias? Si es así, has llegado al lugar correcto porque en este artículo te vamos a contar todo acerca de qué es el API inmobiliario, por qué es importante, cuáles son sus funciones y cómo te puedes sacar el título oficial.

Las siglas API significa Agente de la Propiedad Inmobiliaria, y se trata de un título que acredita a la agencia inmobiliaria el hecho de formar parte del colectivo de APIS inmobiliarias. O lo que es lo mismo, que informa que la agencia cuenta con una certificación que da fe de estar compuesta por profesionales cualificados a prestar servicios de asesoramiento, gestión y mediación en operaciones de compraventa, alquiler, permuta y cesión de bienes inmuebles, una certificación recogida por el Real Decreto 1294/2007.

¿Pero hace falta este certificado para ser un asesor inmobiliaria de éxito? No, claro que no. Existen miles de agentes inmobiliarios en nuestro país, ¡Y cada vez somos más! pero no todos cuentan con este certificado y nadie dudaría de sus cualidades y profesionalidad.

Diferencia entre API y agente inmobiliario

Diferencias entre API y agente inmobiliario

Entonces, ¿por qué es tan importante? En España cada vez somos más agentes inmobiliarios para este sector en constante crecimiento y tan importante para nuestra economía, sin embargo, estarás de acuerdo conmigo en que comprar o vender una propiedad supone un movimiento enorme de capital económico que hay que pensarse dos veces antes de lanzarse a la piscina. Por desgracia, en nuestro sector, como en otros muchos, existe un gran intrusismo laboral, y casi de la misma forma que puedes encontrar grandes profesionales, existe un riesgo importante de encontrarte con supuestos agentes inmobiliarios que no serían capaces de entender ni dar respuesta a todos los entresijos y preguntas que conlleva la compra-venta de una propiedad.

Es en este sentido que el Ministerio de Fomento ha creado el título de API inmobiliario otorgando a los miembros de este colectivo y respaldando su trabajo junto con la certificación y mediante un seguro de responsabilidad civil, todo ello en beneficio no solo del agente inmobiliario, sino al usuario final que se siente por ello protegido por las garantías de la titulación, el colectivo y el propio ministerio.

Es por esto que debes entender que en realidad no existe una diferencia real entre ser agente inmobiliario o ser  agente de la propiedad inmobiliaria, ya que ambos (si cabe diferenciarlos de algún modo), suelen ser autónomos, su trabajo consiste en ayudar en la compra-venta de inmuebles y pueden ejercer perfectamente la profesión si tiene unos conocimientos avanzados propios del funcionamiento de los procesos de administrativos, jurídicos y económicos propios de la profesión y cuentan además con la experiencia de fidelización de clientes inmobiliarios; y convertirse en agente de la propiedad inmobiliaria no sería otra cosa más allá de escalar en la profesión al conseguir una acreditación oficial avalada por el colectivo y el propio ministerio.

El trabajo del Agente de la Propiedad Inmobiliaria

Agente propiedad inmobiliaria asesorando

El día a día dentro del trabajo de un profesional del sector inmobiliario está repleto de tareas que requieren amplios conocimientos técnicos del sector, así como la legislación vigente o el funcionamiento de la fiscalidad en todos los aspectos relacionados con la compraventa de un inmueble o propiedad; sin olvidarnos además del trabajo comercial de captación de viviendas, un amplio conocimiento de la zona (¡y grandes dotes de relaciones públicas con los vecinos!).

Captación de viviendas

Ninguna inmobiliaria puede sobrevivir (no al menos sin enormes dificultades) si no tiene un abanico de propiedades dentro de su cartera para vender potencialmente a sus clientes. Por eso, quizás el trabajo más importante, pero también más complicados (y casi también el menos agradecido) es el de captar viviendas. Para ello, cualquier agencia inmobiliaria tiene que tener en su equipo a una o varias personas que se dediquen a conseguir nuevas viviendas para incluir entre la cartera para ofrecer a los posibles compradores.

Un/a agente inmobiliario tiene que conocer bien la zona en la que trabaje, no tener miedo a ser rechazado/a, y ser constante en la búsqueda de nuevas propiedades. Clic para tuitear

Compra-venta y alquiler de bienes inmuebles

La compra-venta y el alquiler de una propiedad tiene muchos pequeños detalles que un API debe conocer a la perfección, no solo de viviendas, sino también de locales comerciales, terrenos urbanos, terrenos rústicos, edificios, garajes, etc. a nivel local, regional, y general.

Es trabajo del API acompañar al propietario, comprador o arrendatario durante todo el proceso de una forma clara y transparente como intermediario entre las partes.

Asesoramiento hipotecario

Pocas personas tienen la posibilidad de comprar una vivienda sin recurrir a una hipoteca bancaria. Es aquí donde el agente de la propiedad inmobiliaria juega un papel imprescindible. Y es que muchos bancos cuentan con una letra pequeña que si no es mirada con detenimiento por un experto en la materia, puede llevar a confusión e incluso al perjuicio del hipotecado. Por eso un asesor inmobiliario debe conocer a la perfección los entresijos de los diferentes acuerdos de una hipoteca para poder ayudar al comprador a tomar la mejor decisión con el fin de cerrar la compra del inmueble de la mejor forma posible.

Impuestos

Un API también debe conocer los tipos de impuestos a los que tanto el comprador, arrendador, arrendatario o vendedor, se enfrentará durante toda la transacción, no solamente a nivel local, sino a nivel general incluyendo las posibles ventajas de las que se puede disfrutar como podría ser un ejemplo la edad con la que se lleve a cabo la operación.

Trámites y gestiones

Existen muchos pequeños trámites que cualquier agente inmobiliario debe tener en cuenta. Muchos de estos trámites se realizan dentro de la propia agenda y son más propios de un administrativo que de un asesor inmobiliario, pero sea como fuere, son esenciales para el correcto funcionamiento de la inmobiliaria.

¡Por suerte, muchas de las agencias cuentan entre sus herramientas con un crm inmobiliario como el de Inmovilla! Que les ayudan en el día a día de la forma más práctica y eficiente posible.

Cómo sacarse la certificación de API Inmobiliario

Certificaciones para agentes de la propiedad inmobiliaria.

Para sacarse el título de Agente de la Propiedad Inmobiliaria no hay muchos requisitos, los únicos son:

  • Ser mayor de edad.
  • Tener un título superior universitario o superior.
  • No tener antecedentes penales.
  • No verte limitado por alguna incapacidad que te impida desenvolverte en tus funciones.
  • Finalizar un curso, de entre los muchos que existen hoy en día, de más de 200 horas lectivas en preparación.
  • Estar informado del Real Decreto 1294/2007, para conocer las regulaciones del mercado inmobiliario.
  • En caso de Cataluña hacer una inscripción en el Registro de Agentes Inmobiliarios, con base a la Ley 18/2007 y el Decreto 12/2010.

En conclusión, si quieres realmente convertirte en Agente de la Propiedad Inmobiliaria, lo único que tienes que hacer es una búsqueda rápida por Internet y descubrirás que existen muchos centros de formación donde podrán asesorarte en todo momento para conseguir cumplir con todos los requisitos para pasar a formar parte de esta apasionante profesión.

¿Qué carreras universitarias me ayudarán a ser el mejor API?

Carreras universitarias para ser Api inmobiliario.

Recuerda que la de asesor inmobiliario es una profesión exigente y que requiere de una gran preparación de estudios para convertirse en un agente inmobiliario de éxito. Por eso existen varias carreras universitarias que te serán de gran utilidad si te quieres dedicar a esta profesión:

  1. Derecho: los conocimientos adquiridos en la carrera de derecho son un tremendo avance en los conocimientos, pero también estarás familiarizado con muchos aspectos de la jerga de la profesión, a entender los diferentes contratos y las leyes inmobiliarias, entre otras muchas cosas.
  2. Finanzas y contabilidad: la del asesor inmobiliario es una profesión que implica lidiar con extensas cuentas, balances, márgenes, fiscalidad, hojas de excel, y un largo etcétera; por eso si tienes formación en esta rama te resultará mucho más fácil gestionar estos aspectos del trabajo diario.
  3. Marketing y comunicación: ninguna agencia inmobiliaria sale mejor adelante que la que pone parte de sus esfuerzos en invertir en marketing y comunicación. Tener una página web inmobiliaria, llevar las redes sociales como es debido, invertir en publicidad digital y tradicional… y en definitiva trazar una buena estrategia de marketing inmobiliario llevará tu negocio a otro nivel.
  4. Psicología: parecería extraño esto, pero no hay mejor agente inmobiliario que el que conoce como funciona la mente de las personas, y los mecanismos que rigen sus comportamientos. ¿Te imaginas poner en práctica tus conocimientos psicológicos para trabajar en el sector inmobiliario?

Sea como fuere, ¡en Inmovilla estamos para ayudarte!

Por eso, si quieres estar al tanto de todas las novedades del sector inmobiliario, estate atento/a a nuestro blog y no te pierdas ninguna de las novedades que traemos todos los meses. ¡Te esperamos!

Artículos relacionados
PRECIOS
Precios simplificados. El mejor CRM inmobiliario
0,00 €
Gratuito

Prueba las funcionalidades de Inmovilla totalmente gratis.

70,00 €/mes
(Impuestos no incluidos)
Full edition

Todas las funcionalidades de Inmovilla incluidas.